Policía Nacional Bolibanana

Chaaaaa-boooooottt

Cuando el gobierno anunció la creación de la Policía Nacional Bolivariana, tuve esperanzas. Sin caernos a coba, de verdad las tuve.

Mal que mal, una de las propuestas que más ha circulado en los círculos opositores para lidiar con la violencia que está acabando con la esfera pública venezolana es la de una policía nacional, profesional, bien equipada, que todo el mundo respete y en la que la ciudadanía pueda confiar.

Los primeros anuncios fueron buenos. Se veía como un cuerpo apolítico. Estaban empeñados en dar imágen de seriedad. Incluso se dieron el tiempo de salir a la calle en un programa piloto, centrado en Catia. Hasta invitaron a periodistas extranjeros para que vieran que estaban tratando de hacer las cosas bien.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Nilsa Sarmiento

Ese es el nombre de la periodista que escribió este desgarrador relato. Anótenlo, porque Nilsa Sarmiento es un talento.

Mosca, si usted es de las personas que no les gusta leer vainas sórdidas, no lo lean. Pero esta es la cruda realidad de lo que sucede en nuestra Venezuela pobre, rural, e indígena. Está ahí, enterrada en las páginas de sucesos, lejos de noticias más “relevantes” como lo de la Vinotinto o el cáncer de Chávez.

Es realmente indignante. Pero gracias al trabajo de gente como Nilsa, quizás la historia de estas veinte víctimas no quede en el olvido.

Leí la crónica hace un par de horas y todavía no me la sacudo …

HT: Colette Capriles