Alabanzas para María

Fue notable el acto de ayer de Maria Corina Machado, y recomiendo altamente escuchar el discurso que dio la candidata.

El acto se centró sobre la inseguridad. Machado, sin titubear, identificó la principal causa del flagelo: el narcotráfico, y específicamente, el microtráfico.

¿Qué propone para combatirlo? Un plan llamado Zona Libre de Drogas, que comprende la focalización de los esfuerzos anti-delictuales en las zonas con mayor tráfico.

Los detalles del plan todavía están borrosos, pero pareciera que comprende un esfuerzo conjunto entre las comunidades, las policías, la Fiscalía, y el sistema penitenciario. Parte del plan implica la construcción de tres nuevas cárceles.

Lo refrescante de la propuesta es que va al grano. Aquí no hay paja de que el crímen se debe a la falta de educación, o a la desigualdad, o a que los policías son malos. Todos esos son factores, sí, pero tu podrías mejorar todas esas cosas e igual tendrías un problema gravísimo de crímen.

El decir que la criminalidad se resuelve con educación, amor, igualdad, inclusión, y demás palabras bonitas, equivale a no hacer nada. Esos factores se solucionan a largo plazo, pero en el corto plazo hay un problema que hay que enfrentar. Ya.

Postergar la solución le hace un flaco servicio a los deudos de Aída Vargas, una pobre mujer de Antímano que murió asfixiada cuando le robaron su pensión. En vez de sentir lástima por los malandros que, pobrecitos, no han tenido educación, sintamos lástima por el agente Darwin Ruiz, acribillado por una banda en la carretera del Junquito.

El país está siendo asediado por el crimen organizado, y a las mafias no se les convence, se las ataca. Este es el principal problema de seguridad nacional. En Venezuela hay que desarticular, desmantelar, y castigar a las bandas de malandros, identificando las zonas específicas donde operan y utilizando la tecnología disponible para rastrearlos.

Machado es la primera, quizás la única de las candidatas que hasta ahora se ha atrevido a poner el dedo en la llaga. Eso es importante, porque no se puede solucionar un problema si no se entienden bien sus causas.

Policía Nacional Bolibanana

Chaaaaa-boooooottt

Cuando el gobierno anunció la creación de la Policía Nacional Bolivariana, tuve esperanzas. Sin caernos a coba, de verdad las tuve.

Mal que mal, una de las propuestas que más ha circulado en los círculos opositores para lidiar con la violencia que está acabando con la esfera pública venezolana es la de una policía nacional, profesional, bien equipada, que todo el mundo respete y en la que la ciudadanía pueda confiar.

Los primeros anuncios fueron buenos. Se veía como un cuerpo apolítico. Estaban empeñados en dar imágen de seriedad. Incluso se dieron el tiempo de salir a la calle en un programa piloto, centrado en Catia. Hasta invitaron a periodistas extranjeros para que vieran que estaban tratando de hacer las cosas bien.

Leer más de esta entrada